En Magic 2019 dando la conferencia de apertura: Tus cualidades en la mano.DSC01534.JPGQuizá la desilusión o el hartazgo de los ineptos nos lleve a merodear la mediocridad y muy probablemente la aniquilación,  la nuestra. La estupidez y la incapacidad de “ser” nos está negando la realización personal, obviamente es lo que le conviene a los “otros” esos que se sirven de las identidades colectivas. todos caen en el cebo de la apariencia y la fanfarronería intelectual , el discurso mientras más elaborado aparece a nuestros oídos más cargado de espejismos esta.

LV_20140916_LV_FOTOS_D_54415099839-992x558@LaVanguardia-Web.jpg                     Las Manos de Rivera y las de Iglesias son prácticamente iguales. No hay dos manos iguales pero las características básicas de estos dos personajes es alarmante. Es alarmante por el discurso que venden y los intereses que cada uno de ellos defienden.maxresdefault 2.jpg

Porque dos manos tan similares dan un resultado tan opuesto. Y cuando me refiero a similares me centro en su línea de la cabeza, ambas son una línea simiesca, una línea que por lo demás no abunda, es más bien escasa.

Lo que verbalmente aparece totalmente opuesto, en quiromancia es idéntico. Manos en donde la cabeza es el eje de la vida y donde los pensamientos se oponen a la esencia, dice Shakespeare en Macbeth, que unos ojos falsos sepan ocultar a un falso corazón, pero esto en las manos es imposible; unas lenguas bífidas no pueden ocultar unas líneas auténticas.

La diferencia está en el ego, Mientras uno quiso ser mártir y ser compadecido para justificar su estupidez, se inmola con un discurso sensiblero y populista. El otro, su ambición y su deseo de brillar le lleva a asumir y cargar con todo con tal de estar en la foto, En las Azores hubo otra foto cargada de ego.

Tan diferentes parámetros los marca su monte de Júpiter. Uno se auto inmola al estilo bonzo y el otro se vende por la mitad de una silla,  si bien le va,  y unas cuantas luces de flash tras un falso discurso .

Corre tanto discurso falso que vivimos en una maraña de fragmentos de humanidades descuartizadas y amorfas que intentan sobrevivir tras la búsqueda de nuevos dioses de neón y la visión galáctica de ascensores artificiales a la iluminación divina. No hay nada mejor que la iluminación inmediata, soluble como el café de la mañana que te instala de golpe y sin trabajo en los paraísos de la no realidad y te ves como un dios cósmico donde te idolatran los ausentes. Las artes esotéricas no escapan a este cúmulo de improperios futuristas en donde intentan venderte la verdad divina y el futuro perfecto en la interpretación de unos naipes de tarot, de una carta astral o de tu larga vida por una línea que se arquea en tu mano y termina en tu muñeca.

Si logras trabajar desde tu realidad, verás la luz y tus manos se iluminarán de verdad “y todo lo demás será silencio”