DSC00455.JPG

Nacemos en un mundo que nos impone normas, conceptos, dogmas. Debemos complacer a nuestros padres, a la sociedad. Arrastramos un sinfín de inputs que nos orillan y obligan a complacer a todos menos a nosotros mismos. Ideas locas que nos conducen al desastre; buscar pareja, que estudiar, tener hijos, comprar casa, coche y así hasta hipotecar todo nuestro tiempo, lo único que verdaderamente nos pertenece. Tus manos son el mapa que te indica como llegar al camino de tu felicidad, entender cual es la vida para la cual naciste y no perderte en el laberinto que te impone la sociedad.
La gran angustia es cuando no sabes a que viniste a esta vida.
“No hay peor mal que vivir una vida que no te corresponde.” leyenda