El dorso de las manos también nos habla, nos permite interpretar su forma, su textura, las formas y sus dimensiones. Cuanto talento hay en estas manos, cuanto arte y cuanta pasión. Es una mano motora, firme y bien hecha, se ve con claridad la correspondencia entre los músculos y sus huesos, el dominio del dedo de Apolo sobre Júpiter es más que evidente. Uñas cortas y triangulares, la base de los dedos ancha para terminar los dedos  en una armonía total con el resto de la mano. Manos trabajadas, firmes y consistentes, manos que desprenden un caudal de emociones y que se expresaron a través de una guitarra, esa guitarra sólo era una minúscula parte del gran arte y talento que nos dejó Paco de Lucia. Gracias por todo; “Maestro”.

hqdefault